Vivir en Nueva York es un lujo pero hacerlo además en el 565 de Broome Street es un placer impagable… (literalmente).

Si como nosotros te enamoraste en su día de las viviendas del número 570 de la calle Broome en el Soho neoyorquino, no te gustarán menos las que acabamos de descubrir junto a ellas, en el número 565 de la misma calle porque, además, están en un edificio firmado por uno de los arquitectos más respetados del mundo, todo un Premio Pritzker, Renzo Piano.

Algo sabíamos ya de este edificio pero, como sucede siempre cuando va transcurriendo el tiempo entre la presentación del proyecto y la entrega de llaves de las viviendas, vamos conociendo ahora cómo serán los apartamentos  de esta singular torre en Manhattan; las cocinas abiertas y tipo gourmet (con su mostrador o su isla) y amplios baños con vistas captan nuestra atención y nos enamoran tanto como lo hacen los inmensos ventanales que estos nuevos apartamentos neoyorquinos tienen por paredes a la calle, ventanales que permitirán a los dueños de estos pisos vivir con vistas a la calle y al skyline de la ciudad sin que por ello la ciudad viva con vistas a su intimidad.

Eso sí, será por la magnificencia del edificio de Renzo Piano, por su interiorismo cuidado y de alta calidad, porque el suelo de Nueva York se vende a precio de oro o, sencillamente, porque hablamos de una de las ciudades más caras del mundo para vivir y en la que, algo que damos por descontado, la vivienda es de las más caras del mundo, el caso es que vivir en el número 565 de la Calle Broome, en el Soho neoyorquino, te costará lo suyo: los apartamentos más pequeños, que no cuentan más que con un dormitorio, superan los 2 millones de dólares mientras los más grandes y espectaculares, que son también los más altos) alcanzan la espeluznante cifra de 30 millones de dólares, eso sí, cuentan con 4 dormitorios, otros tantos baños y un aseo además de sus magníficas cocinas y salones; entre el más económico y el más caro la cosa está bastante distribuída, apartamentos de dos habitaciones que rondan los 3 millones de dólares, de tres habitaciones entre 5, 8 y hasta 14 millones de dólares y los de 4 habitaciones que, en función de sus metros y su altura, pueden costar desde 8 hasta 20 e incluso 30 millones de dólares.